DECLARACIÓN PERSONAL

Click Here to Add a Title


Clara H. Whyte, M.A., es una economista y politóloga cuyo interés principal está enfocado en el desarrollo sostenible entendido en sus dimensiones tanto económicas, cuanto sociales, ambientales y políticas. Se trata de pensar, elaborar y poner en práctica formas de organización socioeconómicas y políticas que permitan a las generaciones presentes tener una buena calidad de vida mientras asegurándose de dejar a las próximas generaciones los recursos, no solamente económicos sino también culturales, sociales, políticos y ambientales, que les permitan hacer lo mismo.


Para una economista, eso requiere hacer un gran cambio de paradigma en la medida en que no se trata más de centrar nuestra atención en el crecimiento (o el decrecimiento) del capital económico, sino de recolocar al ser humano y sus necesidades no solamente económicas, sino también emocionales o hasta espirituales en el corazón de la reflexión. Ello exige que se adopte un enfoque resueltamente humanista.


En ese sentido, Clara Whyte se interesa también mucho en la filosofía política en la medida en que ella nos lleva precisamente a interrogarnos sobre los modos de organización política de las sociedades humanas, y en particular sobre las formas de gobierno y de liderazgo que deseamos inventar e instituir, así como sobre la manera de preparar las generaciones futuras para ello, inclusivo por medio de la educación.


Ella manifiesta un interés particular por los filósofos de la antigüedad tales como los Griegos Platón y Aristóteles, o el Chinés Confucius, asi como por ciertos filósofos de las Luces como Montesquieu.


Habrá quedado claro: su atención está enteramente enfocada en la Vida en todas sus formas que se trate de la biodiversidad y de los ecosistemas, o de las comunidades humanas y en particular de los niños que son su futuro.


En ese sentido, a ella le resulta difícil entender los movimientos de pensamiento que tienden a hacer con que el medio ambiente y las generaciones futuras sean percibidas como fuentes permanentes de angustia. Su manera de plantear las cosas está más bien basada en el adagio que dice que “donde hay Vida, hay Esperanza”.


Además fue por eso que en los últimos años ella volvió a estudiar y consiguió completar más de 70 créditos universitarios en ciencias, principalmente agroalimentarias y biológicas, así como también en métodos cuantitativos.


Eses conocimientos le permiten tener un enfoque holístico en la gestión de los recursos vivos, basado tanto en aspectos económicos y sociopolíticos cuanto biológicos – en particular en lo que tiene a ver con el sector agrícola e agroalimentario. Ese enfoque garantiza un buen uso presente de dichos recursos con el fin de sustentar a las generaciones presentes mientras asegurándose que continúen disponibles para las generaciones futuras.


Finalmente, siempre empujada por su amor por la Vida y por la Humanidad, Clara Whyte viajó mucho y trabajó – principalmente en el sector alimentario – en varios países con comunidades y ecosistemas muy diversificados, desde el Quebec en Canadá hasta comunidades indígenas quechuas y aimaras del Altiplano boliviano, o diversas regiones y comunidades brasileñas de la selva de la Mata Atlántica, de la Amazonia o del Cerrado.


Además, ella habla francés, inglés, español y portugués con fluidez. También tiene un buen nivel en alemán y está aprendiendo el chino mandarín.


Para concluir hay que destacar que ella cree profundamente que cada uno de nosotros somos apenas los eslabones de una larga cadena histórica y que tanto al nivel sociocultural cuanto ambiental, somos depositarios de una herencia procedente de las generaciones anteriores y que nos cabe no solamente preservar sino también aumentar con el fin de transmitirla a las generaciones futuras aún más floreciente que lo recibimos.


A este respecto, ella está convencida de que con los buenos valores y la organización sociopolítica adecuada, este proyecto ambicioso está totalmente a nuestro alcance, y que en consecuencia tanto el medio ambiente cuanto las futuras generaciones deberían ser para nosotros fuentes de esperanza y no de ansiedad.


© Clara H. Whyte, 2019 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. [email protected]